Franjaviblog: Medios de comunicación ¿Públicos o privados?

Franjaviblog

Mi manifiesto liberal. Así veo las cosas y así las cuento

Medios de comunicación ¿Públicos o privados?


En los medios de comunicación de masas hay un sólo emisor que lanza un mensaje para un número indeterminado de receptores los cuales no son conocidos por el emisor. Tradicionalmente los medios de comunicación de masas son la televisión, la radio y la prensa escrita. A estos medios de comunicación tradicionales se incorpora un nuevo medio que supone toda una revolución: Internet. Cuando un emisor lanza un mensaje, lo hace con el fin de informar, de entretener o de educar a ese número indeterminado de receptores los cuales son anónimos para el emisor.

La cuestión es si el sector público esta para informar, entretener o educar a la población. Ya dije en otro artículo de este blog que en un verdadero sistema liberal el sector público tiene como únicas competencias la defensa exterior, la seguridad interior, la educación, la sanidad y la justicia. Lo de entretener, claramente el sector público no esta para eso, porque ya hay empresas privadas que lo hacen y encuentran rentable el dedicarse al entretenimiento.

Ahora sólo nos falta analizar lo de informar y lo de educar. Si nos ponemos a pensar lo de educar conlleva implicitamente una información. Cuando le decimos a alguien: “En las ciudades hay semáforos, no cruces los semáforos en rojo”, estamos informando de la existencia en las ciudades de estos aparatos para regular el tráfico y a la vez educando para preservar la integridad física. Normalmente los medios de comunicación privados no encuentran rentable lo de educar y por lo tanto veo bien que sea un medio de comunicación público el que se dedique a eso, que como ya comenté lleva implicito también el informar. Por ejemplo los medios de comunicación públicos pueden programar cursos de idiomas, o documentalers de naturaleza y de historia, o informar sobre cursos, solicitudes y convocatorias, así como desarrollar una agenda cultural diaria en la que se informe de lo que se va a echar en los teatros y museos de la ciudad. E incluso emitir algún concierto de música no comercial.

Pero la realidad nos demuestra que los medios de comunicación públicos compiten en contenidos con los medios privados y dejan aparcados o minusvalorados los contenidos no rentables comercialmente. Los medios de comunicación públicos buscan estar bien situados en los rankings de audiencia para adoctrinarnos y cantarnos las excelencias del gobierno de turno. Para este cometido se endeudan a manos llenas, pero da lo mismo, paga el contribuyente. Este nivel de deuda no puede ser asimilada por un medio privado porque tendría que echar el cierre. Sólo hay que pensar en los hospitales, colegios y carreteras que se podrían construir con la deuda de las televisiones públicas, pero las preferencias gubernamentales van dirigidas a la propaganda antes que dar un servicio efectivo al contribuyente.

Por otra parte el límite del espectro radioeléctrio en las ondas hertzcianas de radio y televisión justifica al gobernante a conceder licencias limitadas principalmente a grupos mediáticos afines a la ideología gubernamental. Incluso puede haber grupos mediáticos a la que se le conceden más de una cadena de televisión o más de una emisora de radio con lo que se crea un oligopolio en el mercado de las televisones y de las radios. Las ondas de TDT con un espectro radioeléctrico mucho más amplio podría paliar este límite a la hora de conceder licencias, pero la realidad nos demuestra que se le estan concediendo licencias de TDT a grupos mediáticos que ya tenian licencias en analógico. Además los gobiernos aprovechan para reordenar y hacer una “limpieza” de aquellos operadores que estaban ahí por una situación de alegalidad. No entiendo mucho de tecnología TDT, pero mi instinto me dice que si los documentos, los sonidos y las imágenes se pueden almacenar en dispositos cada vez más pequeños entonces supongo que en las ondas TDT caben muchísimas más emisoras de radio y de televisión que en las ondas analógicas. Incluso podría tener cabida todos las empresas de radio y televisión que lo solicitasen.

La conclusión que se saca de todo esto es que los gobernantes quieren controlar la información que se filtre a los ciudadanos, sin dejar que actuen empresas que no son afines a la ideologia gubernamental. Menos mal que nos queda Internet donde el gobernante es imposible que controle la inmensa cantidad de páginas webs, las cuales son fáciles y baratas crearlas. Si se quiere una información libre y sin cortapisas hay que engancharse a la línea ADSL antes que a la TDT.

Etiquetas: , , , , , ,